Laúdes para trabajos de asfalto: 5 consejos para elegir el adecuado

El trabajo con asfalto requiere un conjunto completo de habilidades y herramientas especializadas. Para mantener las carreteras, las entradas para vehículos y los estacionamientos seguros, atractivos y duraderos, las cuadrillas de asfalto deben tener lo que necesitan para hacer bien su trabajo. Una de las piezas más importantes del equipo de asfalto es el laúd de pavimentación. En términos de trabajo con asfalto, un laúd es un instrumento largo de metal, parecido a un rastrillo, que se utiliza para alisar la superficie del asfalto después de verterlo. El laúd es a menudo un borde recto en un lado y un borde dentado en el otro, y los lados se utilizan alternativamente para extender y alisar el asfalto mientras aún es maleable.

Los laúdes son herramientas simples, pero se necesita algo de conocimiento para discernir qué laúd es mejor para qué trabajo y cómo usarlos correctamente una vez que haya elegido. Aquí hay 5 consejos sobre cómo elegir un laúd para trabajos de asfalto.

1. El aluminio está bien, pero el magnesio es mejor. Aunque los laúdes se han fabricado tradicionalmente con aluminio, algunas empresas se han dedicado recientemente a fabricarlos con magnesio. El magnesio es una opción un poco más pesada, más duradera y algo más cara para un laúd de pavimentación, pero la mayoría de la gente ahora piensa que vale la pena la inversión adicional. Los laúdes Magensium no volverán su y negro durante largos períodos de uso como lo harán los laúdes de aluminio, y parecen durar más y romperse menos que sus contrapartes.

2. La longitud del mango es importante. Su equipo debería tener varios laúdes de pavimentación de diferentes longitudes para elegir. Tus hábiles laúdes no tendrán todos la misma altura y necesitarán laúdes de diferentes longitudes. Además, los diferentes proyectos requerirán diferentes alcances, es decir, la distancia que un laúd debe recorrer a través del pavimento para alisarlo correctamente. Algunos requerirán longitudes de mango más largas, otras más cortas en los laúdes.

3. Maneje los asuntos relacionados con el peso. Los hombres de laúd tienen que alisar un material espeso y viscoso hecho de rocas y caucho. Lo hacen mediante el lanzamiento repetitivo del laúd y retrayéndolo, una acción que trabaja los músculos de los hombros, los brazos y la espalda. Un mango pesado puede causar más tensión en el laúd de lo necesario. Sin embargo, un mango más pesado podría ser exactamente lo que necesita para ciertos tipos de material de superficie, especialmente si es muy grueso o requiere un alcance muy largo. Debe almacenar varios pesos de mango y cabeza para sus laúdes.

4. Ancho. Para grandes extensiones de pavimento, una cabeza más ancha en el laúd hará más alisado en menos tiempo. Sin embargo, para esquinas o áreas estrechas de estacionamientos o entradas de vehículos, un laúd más pequeño con una cabeza más estrecha podría ser la herramienta más apropiada.

5. Flexibilidad. Los laúdes de pavimentación a menudo se retuercen, giran y tiran durante el trabajo de asfalto, con una gran presión debido a la naturaleza pegajosa del asfalto. Un laúd flexible pero fuerte puede doblarse con la presión para que no se rompa, pero aún así ser lo suficientemente sólido como para empujar contra material resistente.

Para una herramienta tan simple y directa, un laúd utilizado para trabajos de asfalto tiene que estar bien hecho, ser fuerte y adecuado para el trabajo que hace. Si tiene un negocio de revestimiento de sellos o un equipo de asfalto, es una buena idea tener varios laúdes buenos a mano, para que sus hombres de laúd siempre tengan lo que necesitan para hacer el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *