La creciente necesidad de energía renovable

La energía es esencial en casi todas las facetas de la vida y la producción de energía es un factor clave para garantizar que una nación pueda prosperar y mantenerse a sí misma. Tradicionalmente, la mayor parte de la energía producida se genera mediante la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gases naturales). Esto se convirtió en una solución para la cultura humana con el advenimiento de la revolución industrial; sin embargo, a medida que avanzaban los tiempos, la necesidad de formas alternativas de energía se hacía cada vez más evidente. Los recursos limitados amenazan con aumentar los costos de los suministros de energía no renovable al tiempo que crean una competencia que podría conducir a la guerra. Además, una huella de carbono cada vez mayor está llevando potencialmente a la inestabilidad ambiental con la emisión de gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles.

Para combatir estos problemas, ha recaído en científicos y tecnólogos la tarea de idear e implementar una solución que podría reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles (aunque es poco probable que se pierda la dependencia de estas fuentes de energía por completo). La tecnología de energía limpia ha estado en desarrollo durante décadas, sin embargo, la implementación de estas soluciones alternativas no ha sido aceptada en la comunidad mundial como una solución viable debido a una variedad de problemas.

Entonces, ¿qué es un recurso renovable y en qué se diferencia de un recurso no renovable?

El desarrollo de recursos de energía renovable utiliza algunos de los elementos más básicos de la naturaleza que se encuentran en todo el planeta para recolectar energía que se puede reutilizar para las necesidades humanas. Actualmente, las principales áreas de interés son la energía eólica, la energía solar, la energía geotérmica, la energía hidroeléctrica y los biocombustibles. El sol, el viento, la tierra, el agua y las plantas están presentes en casi todos los rincones del planeta Tierra, lo que hace que estas soluciones viables para generar electricidad para casi cualquier nación. Los recursos energéticos no renovables son aquellos que no se pueden reponer de forma natural (o en el ejemplo del petróleo, que no se pueden regenerar más rápido que las demandas de consumo).

La lucha por obtener un recurso energético que sea respetuoso con el medio ambiente, rentable y eficiente en la producción de energía es la lucha que muchas personas en todo el mundo están tratando de resolver y el negocio de la industria energética se encuentra en un lugar ideal para aprovechar las ganancias de capital en este área. Un excelente ejemplo de la necesidad de energía respetuosa con el medio ambiente se puede ver en toda China, que recientemente se ha convertido en una potencia industrial. El uso de carbón ha llevado al entorno urbano a un estado casi de emergencia en algunas ciudades importantes como Beijing y Shanghai. Los niveles de calidad del aire se han desplomado en los últimos años y las preocupaciones por la salud están aumentando drásticamente debido a las políticas económicas enfatizadas por el gobierno chino.

Al buscar un recurso energético alternativo es fundamental tener en cuenta el coste de producción, la eficiencia, los efectos secundarios y el impacto económico de los programas energéticos. No todos los efectos secundarios de la producción de electricidad resultan en catástrofes medioambientales que se pueden presenciar en el desarrollo de tecnologías de biocombustibles. Si bien los métodos de producción del viento, el sol, el agua y la tierra casi no tienen efectos secundarios negativos, la creación de biocombustibles expuso una consecuencia inesperada en la última década. Los incentivos gubernamentales en todo Estados Unidos hicieron que muchos agricultores pasaran de cultivar cultivos alimentarios a producir biocombustibles, lo que provocó una escasez de suministros alimentarios. Aunque la escasez no resultó en hambrunas o inanición, sí hizo subir los precios del maíz temporalmente, ya que era más beneficioso económicamente para los agricultores usarlo en biocombustible que en recursos alimenticios.

La búsqueda para lograr el recurso energético perfecto es una que muy probablemente solo se puede lograr aprovechando la capacidad de recolectar energía de una multitud de fuentes naturales renovables. La utilización de turbinas eólicas en miniatura y paneles solares en edificios en ciudades metropolitanas es una alternativa que parece ser algo que podría implementarse en programas a gran escala en un futuro próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *