Casas Earthbag de bricolaje asequibles y sostenibles

La construcción de bolsas de tierra (a veces llamada construcción de bolsas de arena) es sin duda uno de los métodos de construcción más prácticos y de menor costo. Utilizado por primera vez por los militares para construir estructuras duraderas, resistentes a balas y explosiones, este método de construcción ha experimentado recientemente un aumento de interés entre los constructores de bricolaje. En la actualidad, se estima que hay entre 1.000 y 1.500 estructuras de sacos de tierra, que incluyen hogares, oficinas, tiendas, escuelas, templos, clínicas, orfanatos e incluso ecoaldeas.

Uno de los puntos de venta más fuertes es la asequibilidad. Una simple cúpula de sacos de tierra, por ejemplo, usando sacos de granos reciclados y tierra se puede construir por alrededor de $ 100. Se puede construir una casa más grande y cómoda por alrededor de $ 500 a $ 1000. La Casa EarthDome en Terrasante Village en Tucson, Arizona es solo un ejemplo.

Las bolsas de tierra son ideales para propietarios-constructores. Las habilidades necesarias para cada paso de la construcción se pueden aprender en unos minutos. Todo se reduce a simplemente llenar las bolsas con un material de relleno apropiado (generalmente subsuelo o grava) y apisonarlas sólidas. No hay nada más sencillo que eso. Además, se requieren pocas herramientas: palas, cubos, manguera de jardín. Las pocas herramientas adicionales necesarias (sabotaje, deslizador) se pueden fabricar de forma económica y sencilla.

Los edificios con bolsas de tierra son sostenibles ya que están hechos principalmente de tierra del sitio de construcción o cerca de él. Las cúpulas de saco de tierra no requieren madera, lo que reduce la presión sobre nuestros bosques. No se requieren cimientos de concreto costosos si usa bolsas llenas de grava. Además, estas estructuras son seguras, silenciosas, no tóxicas, a prueba de roedores y resistentes a incendios, huracanes e inundaciones.

La eficiencia energética es otra gran ventaja a favor de la construcción con bolsas. Los enormes muros de tierra estabilizan las temperaturas interiores en climas cálidos. En climas fríos y cálidos, las bolsas de tierra se pueden llenar con un material aislante, como roca de lava, piedra pómez, vermiculita o perlita. Algunos constructores están experimentando con cáscaras de arroz para aislar, que a menudo son de uso gratuito. En general, los materiales aislantes livianos (como los que se acaban de mencionar) requieren mucha menos mano de obra que los de la tierra apisonada y brindan comodidad durante los inviernos más duros o los veranos más calurosos.

Las bolsas de tierra también se pueden usar para crear estructuras subterráneas (sótanos de raíces / tormentas, etc.) o con bermas de tierra, muros de contención y privacidad, jardineras, muebles (bancos empotrados, etc.) y muchos otros usos. Las bolsas de tierra son muy adaptables y funcionan tan bien para domos como para estructuras con paredes verticales. También sobresalen en la creación de estructuras curvas de forma libre.

A medida que la construcción de bolsas de tierra crece a pasos agigantados, las ONG y otras organizaciones están explorando su uso como refugios de emergencia. Millones de víctimas de guerras y desastres naturales necesitan viviendas de bajo costo y albergue temporal. Más duraderas que las lonas y más cómodas que las tiendas de campaña, las bolsas de tierra funcionan perfectamente, ya que incluso los trabajadores no calificados pueden construir sus propios refugios, todo sin destruir los recursos locales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *